LA MENTIRA.

Mentira Secreto Engaño Chantaje

Dr. Indalecio Fernández Torres.
Médico-Psiquiatra-Psicoanalista.
Miembro Titular de la IPA, FEPAL y Sociedad Psicoanalítica de Caracas.          Miembro invitado de la Asociación Psicoanalítica de Madrid.

 

“La Mentira”, es algo que se manifiesta o es dicho, sabiendo que no es verdad, con intención de que sea creída y con la posibilidad de engañar.

El mentir forma parte de la condición humana, se mentira más o menos según la configuración psicológica de cada quién.

Para  entender y dilucidar “la mentira”, tendremos que hacer referencia al “decir y a lo dicho”.

El Decir, ámbito de la expresión, es el momento anterior al lenguaje y expresa el encuentro con el otro significativo o la función parental, encuentro donde se dan múltiples inscripciones verbales y no verbales, además se esconde lo que jamás fue dado, más si necesitado, demandado o deseado.

Lo Dicho es la expresión y encarnación del decir, en el momento que se reviste del lenguaje verbal o no verbal, como modo necesario para que le llegue al otro y que me llegue a mí su comunicación. Es algo que se construye en un entre dos y que luego va ser la forma de expresión de cada quién.  Así en todo dicho se  esconden las manifestaciones originarias del decir.  Hay algo velado en el pase del decir a lo dicho.  Dentro de este marco se inserta una concepción que refiere a la simultaneidad de sonidos (“sonoridad”) diferentes armónicos o disarmónicos, que pese a la independencia de estos sonidos constituyen una singularidad en cada quién, que se tramitara en lo dicho.

Lo que lo dicho manifiesta, es que en el subyacen una pluralidad de elementos, que el lenguaje verbal o no verbal pueden cubrir.   La determinación de esa pluralidad deriva hacia una indagación sobre los diferentes conjunto de normas que las rigen, además de su  carácter necesario o arbitrario, y sobre la manera en que el lenguaje no-verbal y el verbal,  marcan la organización gramatical de lo dicho y sus matices.

“La mentira” dicha, no sólo incluye alusiones al acontecimiento constituido por la aparición del enunciado, sino que encierra lo velado u oculto en el decir.  Ya que “todo no puede ser dicho”, el decir produce un efecto residual que no es abarcado por el dicho. Entre el decir y lo dicho se mantiene  un vacío, entendido aquí como interposición, entre el decir y lo dicho.  Por ese vacío en el discurso, se hace presente un lugar que  responde a lo no sabido, pero demandado. Este vacío que no deja al dicho concluirse, lo que abre es la posibilidad de volver a lo que subyace ante todo dicho, el vacío existente entre ambos.  Esto hace que La “mentira” sea uno de los intentos de velar este vacío que forma parte de la constitución del ser humano.

Para el  psicoanálisis la mentira y la verdad están íntimamente relacionados. Ya que  la mentira puede revelar la verdad sobre la esencia de quien la enuncia, con lo cuál no se miente azarosamente con cualquier cosa, sino que una mentira condensa algún fragmento, alguna marca particular de la historia de quien la dice.  Esa verdad del mentiroso se transfiere al otro para que sea el quién asuma, la  verdad del que miente.

Sí bien hay un “mentiroso”, hay un otro de la mentira”, que es a quién se dirige la mentira, ese otro/s,  es o son  piezas fundamentales para que se urda la mentira.

Para la mentira, hay dos momentos o dos posiciones del otro objeto de la mentira. Así mientras la mentira se sostiene, el que es objeto de la mentira, será un testigo fascinado o impotente, un crédulo que no percibe, “las incongruencias o las minimiza”. Sea que la credulidad se quiebre, que la mentira se revele por alguna circunstancia o por un tercero, el mentiroso rara vez la reconocerá, el otro pasará a ocupar el lugar de cómplice o encubridor, víctima de una situación tramposa o bien se vivirá a sí mismo como copartícipe, cuya ruptura lo sumirá en una angustiosa confusión y en el sentimiento de haber sido traicionado en su confianza y se dirá  me mentiste y me engañaste.

El que es objeto de la mentira tiene la función de hacer rememorar al mentiroso, para sostener su mentira.   Quién miente, si no quiere ser descubierto, tendrá que tener presentes sus mentiras. Pero quien oye sus mentiras les confiere veracidad, y la mentira dicha creará una trama, que se irá tejiendo entre el mentiroso y quién es objeto de la mentira, donde a cada pregunta del crédulo, el mentiroso responderá con otra mentira para sostener su verdad mentirosa.

En la comunicación, de la mentira y sus matices hay un ataque al pensamiento, a los afectos y produce un condicionamiento de la conducta del otro.

Al mentir digo algo de mi verdad, enmascarando mis motivos o mi deseo.  “El paciente se miente muchas veces para preservarse”.

La función del terapeuta es poder leer, poder revelar la verdad oculta en esa mentira y señalarla al paciente para que escuche la verdad que hay en su decir. La mentira no es más que el disfraz de la verdad.

Hay mentiras dichas con un propósito consciente y otras enunciadas de manera inconsciente, donde  no se sabe que se está mintiendo. Las dos dan cuenta de lo particular y  de lo singular de quien enuncia la mentira.

El ocultar es otra cosa, funciona como velo para aquellas circunstancias que no se dan y que no tendremos acceso a ellas. Es una manera de velar la frustración , la privación o la castración ante el otro.

¿El paciente le miente al terapeuta o se miente a si mismo?.  El paciente se miente a si mismo muchas veces como una forma de preservarse de la verdad, que le podría ocasionar angustia o dolor.

¿El terapeuta puede mentir si le preguntan datos personales?, La mentira es de “la persona del terapeuta”, no del terapeuta ejerciendo su función. Un terapeuta en el ejercicio de su función puede hacer una intervención dando un dato que no tiene nada que ver con su persona, pero que en ese caso en particular era pertinente hacerlo.

Por lo tanto debemos tener en cuenta que en todos por estructura tenemos la posibilidad de mentir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s